El Presidente de la República, Horacio Cartes, expresó que su gobierno está asumiendo “los mismos desafíos” que la hermana República del Ecuador

“Estamos siguiendo por convicción los mismos pasos que ustedes ya dieron antes, la lucha por la gente”, señaló el mandatario paraguayo al dejar suelo ecuatoriano.

Tras la Declaración Conjunta formalizada en el Salón Amarillo del Palacio de Carondelet, en la capital ecuatoriana, Cartes y su homólogo Rafael Correa resaltaron la necesidad de unión en Sudamérica.
 
Cartes reiteró que de nada servirán los grandes progresos en infraestructuras, si no se obtienen resultados en el combate a la pobreza y una oportunidad para la gente más carenciada, “que es la fuente principal de nuestras administraciones”, dijo.
 
Al retribuir -una vez más- la cordialidad del pueblo ecuatoriano, el mandatario compatriota confirmó su presencia en el próximo encuentro de la UNASUR, previsto para el mes de diciembre en Quito. “Quise venir tanto, que el 4 (de diciembre) estaremos de vuelta, para la inauguración de nuestro edificio de UNASUR,  que será en breve, en pocos días.  Me sentiría tan incómodo no poder estar, a pesar de una agenda un poco complicada que tengo”, explicó.
 
El presidente Rafael Correa, en tanto, afirmó que la amistad  que une a Paraguay y Ecuador, es tan antigua como nuestras Repúblicas. “Ya te digo (Presidente Cartes), tienen que quedarse por lo menos una semana para poder visitar Quito y empezar a visitar Quito”, expresó el Jefe de Estado anfitrión.
 
ABRAZO AL PUEBLO GUARANI
 
“Un inmenso abrazo de la amistad del mundo para el pueblo guaraní, en el Corazón de América”, manifestó para señalar seguidamente que fueron muchas las injusticias históricas que se han cometido contra el pueblo paraguayo, que desde su nacimiento experimentó un gran desarrollo económico, técnico y social, según afirmó.
 
“Ahí estuvo el primer ferrocarril de América Latina. Ese es el avance de Paraguay, cuando nacimos como República. El telégrafo se estableció, se establecieron diferentes industrias. Pero en 1.865, Brasil, Argentina y Uruguay, firmaron el Acuerdo de la Triple Alianza, cuyo efecto y objetivo también era combatir ese autónomo desarrollo que tenía Paraguay”, consignó finalmente el presidente de Ecuador.